Skip to content

Minimalismo y minimalismo nórdico

29/06/2011

Hace ya bastantes años se puso de moda la palabra minimalismo en el ámbito del diseño industrial y de interiores, en buena parte gracias a la espectacular y discutida obra de John Pawson. Quién no ha oído decir la manida frase una casa muy bonita pero a ver donde te sientas.

Como todo vocablo que hace referencia a un movimiento o estilo, se necesita tiempo y perspectiva para ver lo que nos deja y como evoluciona su acepción con el tiempo. En este caso, lo que en esencia se define como cualquier cosa que haya sido reducida a lo esencial, despojada de elementos sobrantes, se ha reconvertido para muchos en un comodín simplista para definir cualquier diseño moderno, por tanto ni clásico, ni rústico e incluso que no sea en madera, a ser posible.

Tanto da si la calidad, las proporciones, los acabados y las formas son más parecidos a un pastiche. Lo importante es que parezca moderno, de diseño. Vaya, no podía tardar en aparecer la otra palabra clave de los malos diseñadores y peores fabricantes.

El minimalismo bien entendido es un modo de interpretar los espacios y los objetos, su relación con el entorno y ver como se puede aplicar esta visión aportando racionalidad al mundo del diseño. Claro está que siempre puede o debe haber alguna licencia, una pequeña vuelta de tuerca que aporte originalidad y personalidad a un diseño. Pero un buen diseño siempre debe tener una intención, una funcionalidad, una belleza que se base en lo sencillo.

Todo esto ya se practicaba, por ejemplo, en la arquitectura japonesa desde hace muchísimo tiempo o también en el mejor diseño nórdico, gracias a su tradición artesana de maestros carpinteros y materias primas nobles como la madera, a las que se les tiene el debido y enorme respeto que se merece.

Toda una generación de diseñadores escandinavos ha sabido recoger la esencia de sus raíces y darle esa nueva visión contemporánea que marca distancia con los fuegos de artificio impagables de otras latitudes más al sur. El resultado son excelentes y sensatos diseños, y sí, son minimalistas porque la gran mayoría están despojados de elementos sobrantes o innecesarios. En las colecciones de Muuto o HAY sobran fantásticos ejemplos.

 

Es probable que el alto nivel de concienciación colectiva de los países nórdicos sobre el impacto de nuestra actividad en el medio ambiente sea el otro gran motivo para practicar este tipo de diseño que algunos llaman minimalista.

Si queréis, mejor le llamamos buen diseño nórdico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: